¿Qué es el terroir o terruño del vino?

Escuchar sobre el terroir o el terruño del vino es habitual al adentrarse en el mundo de esta maravillosa cultura. Aunque muchas veces es un término que genera confusión, es indispensable saber en qué consiste para comprender y apreciar debidamente la vitivinicultura en todo su esplendor.


¿Qué significa el terroir o terruño del vino?


El paso inicial para entender qué es el terroir del vino es conocer qué significa la primera de estas palabras. La misma es de origen francés y quiere decir, precisamente, “terruño”, haciendo referencia a la palabra “tierra” según su raíz latina.
Este es un término que está muy ligado al vino, sin embargo, más que la definición o traducción de la palabra, es una idea que habla de varias características. Todas relacionadas con el crecimiento, las particularidades y la calidad de cada vino, dotándolo de una personalidad que permite diferenciarlos según su lugar de origen.


Entonces, ¿qué es el terruño del vino? | 3 claves para entenderlo
El terroir o terruño del vino es, en parte, la naturaleza que rodea a determinado viñedo. Es decir, el territorio o región geográfica en la que se encuentra.
No obstante, en dicho ambiente también participan otros factores o elementos, como lo son las propias características del suelo o la cultura vitivinícola. Incluidas las tradiciones, esfuerzos y todo el proceso implicado.


Puede hablarse de 3 claves para entenderlo realmente.


1.- La naturaleza con la que se rodea el viñedo
Las propiedades presentes en el ambiente en el que se encuentra el viñedo influye grandemente en el vino. El clima, el tipo de tierra, así como la altura, e incluso los otros seres vivos que cohabitan con las vides.
Por ejemplo, aquellas uvas que crecen en climas fríos tienden a presentar menores niveles de azúcar, lo que propicia un menor porcentaje de alcohol. En cambio, en ambientes cálidos el nivel de azúcar es más alto. 

2.- Los métodos de cuidado
El terroir del vino, en su parte relacionada directamente con la naturaleza y su lugar de nacimiento, marca el toque especial que pueden recibir las uvas. Sin embargo, los métodos empleados para su cuidado y crecimiento, igual que en la producción del propio vino, también pueden añadir características diferentes.
De hecho, en algunos casos estas técnicas pueden difuminar las cualidades generadas por el origen. De allí que, ciertas bodegas, se centren en implementar métodos que protegen las cualidades del espacio, para producir vinos en los que el terruño sea parte de una personalidad única.


3.- La cultura y la tradición vitivinícola
Este es un aspecto de suma importancia sobre todo para el viejo mundo, es decir, aquellos vinicultores europeos. Considerándose un ingrediente de gran valor e influencia en el terroir o terruño del vino.
Inclusive hay que defienden que no hay terroir sin el amparo de una verdadera cultura vitivinícola. Esto incluye un recorrido de años de métodos y esfuerzo, así como toda una tradición estrecha con la vid, el viñedo y el vino.
Así, las personas y su relación directa y a lo largo de los años con las vides tiene un considerable impacto en la producción del vino. Que, entre otras cosas, es posible apreciar con los sentidos.


Publicación más antigua Publicación más reciente