PROMOCIÓN PRIMAVERA-Desde 100€ 10% DTO. Adicional en el carrito

Vinos para Cada Plato Navideño: Maridajes Perfectos para tu Cena de Navidad

Vinos para Cada Plato Navideño: Maridajes Perfectos para tu Cena de Navidad

Vinos para Cada Plato Navideño: Maridajes Perfectos para tu Cena de Navidad

Cuando llega la temporada navideña, nuestras mesas se llenan de platos deliciosos que invitan a ser acompañados por el vino perfecto. Un buen maridaje puede realzar tanto el sabor de la comida como del vino, transformando una cena de Navidad en una experiencia gastronómica memorable.

Entrantes ligeros y aperitivos

Una copa de champán o cava es una forma clásica de recibir a nuestros invitados, brindando además una combinación excelente con canapés y entrantes. Las burbujas y la acidez de estos espumosos cortan la grasa de patés y quesos cremosos, mientras que su frescura complementa perfectamente los mariscos.

El marisco y el vino blanco

Los platos de marisco son un lujo que muchos eligen para las celebraciones navideñas. Un Albariño o un Riesling son opciones ideales para acompañar gambas, langostinos o una ensalada de mariscos. Estos vinos ofrecen un equilibrio entre acidez y frutalidad que resalta la delicadeza del marisco. Tan bien puedes probar nuestro vino blanco "Señorío de La Eralta".

Platos principales de carne

El plato principal muchas veces recae en carnes como pavo, cordero o cerdo. Un Rioja Reserva como nuestro "Señorío de La Eralta" con su balance entre fruta y matices de envejecimiento puede ser un compañero de ruta para el pavo o el cordero. Si se trata de cerdo, una opción menos tánica pero igualmente compleja como un Pinot Noir, puede ser la elección perfecta.

Pescados y platos ligeros

Para aquellos que optan por pescados o platos más ligeros, vinos blancos con cuerpo como un buen Chardonnay barrica serán la pareja idónea. Estos vinos pueden soportar la riqueza de salsas cremosas y la textura de pescados más grasos como el salmón, sin sobrepasar los sabores del plato.

Los rellenos y guarniciones

Las guarniciones y rellenos suelen llevar una variedad de sabores y texturas. Un vino versátil como el Garnacha, con su carácter frutal y taninos suaves, puede armonizar con ingredientes tan variados como la castaña, el higo o el arroz.

Los postres y el vino dulce

Y, por supuesto, no podemos olvidar el postre. Los tradicionales dulces navideños como turrones y mazapanes piden vinos con un dulzor que compita con su intensidad. Aquí brillan los Moscatel y los Oporto. En cambio, si optas por una tarta de frutas, un Sauternes puede ser el mejor broche de oro para tu cena de Navidad.

El brindis final

Para el brindis final, vuelve a descorchar una botella de buen cava o champán. No solo celebrarás con estilo, sino que la frescura de estos vinos ayudará a limpiar el paladar después de una comida copiosa.

Ten en mente que las reglas del maridaje están para guiarnos, pero el gusto personal es soberano. No dudes en experimentar y, sobre todo, disfrutar de la compañía y del momento. Que estas fiestas tu mesa se llene no solo de exquisitos platos y vinos a juego, sino también de alegría y buenos momentos para recordar. ¡Salud y felices fiestas!

Regresar al blog

2 comentarios

Muy acertado con las selecciones

Miguel Martinez

Muy buenas recomendaciones. Para el postre, yo hubiera propuesto un Pedro Ximénez, Matusalén , por ejemplo.

Juan Carlos Biedma

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.